Entrevista a Orthodox

orthodox-Photo-by-Javier-Rosa

Orthodox es un grupo que a estas alturas, cuando han pasado casi 4 años desde el final de su reinado, no necesita más presentación que los 4 discos que parieron y algunas obras llamémoslas menores por su extensión (recopiladas en “Conoce los caminos”, Alone Records 2012). Se han convertido por derecho propio en grupo de culto que acarició las mieles de un cierto éxito, que les llevó a tener una proyección internacional envidiable: apadrinados por Julian Cope, Southern Lord publicó sus dos primeros discos “Gran Poder” y “Amanecer en Puerta Oscura”, abrieron para nombres de la talla de Scott Kelly, Corrosion of Conformity y Voïvod, actuaron en Roadburn, Hellfest, Supersonic y Primavera Sound, y fueron la banda de acompañamiento en el espectáculo del bailaor Israel Galván “Al final de este estado de cosas”, durante su interpretación de la Gran Ramera, y en los cantes con Fernando Terremoto e Inés Bacán, que les llevó por medio mundo.

Para los que desconozcan su obra, podemos decir que se mueven entre el doom, eso que da en llamar “vanguardia” a falta de una etiqueta más pertinente, el jazz y hasta la música clásica, sin desmerecer algunos que otros trallazos “accesibles”, siempre desde su particualr concepción del heavy metal, como ellos siempre han defendido, como esa forma extrema comprometida con la constante exploración musical. De hecho, su afan por no hacer ningún tipo de concesión posiblemente les llevó a terrenos alienantes para la audiencia más mayoritaria que vió en “Gran Poder” la nueva esperanza del doom metal.

Durante estos 4 años Marco Serrato, Borja Díaz y Ricardo Jiménez no han estado parados ni mucho menos. Se han embarcado en diversos proyectos musicales (Hidden Forces Trio, PYLAR, Jacob, un disco con el saxofonista Ricardo Tejero, un par de trabajos en solitario de Marco y un proyecto de Borja y Marco junto con el dibujante y montañero Antonio Ramírez que inagura Sentencia Records, y la banda de “arcade metal” Monstermind) que aparte de proporcionarnos unas cuantas horas de placer musical y algunos conciertos memorables, han servido para ampliar inmensamente su lenguaje y profundizar en su arte.

Pero Orthodox ha vuelto. La última semana de enero estarán girando por la península junto a Dead Neanderthals, y el viernes 30 los tendremos en Madrid en un concierto que la Montaña Mágica no dudó ni un momento en colaborar para organizar, pues para unos cuantos de nosotros Orthodox es uno de nuestros grupos favoritos. Orthodox estarán presentando lo que da de sí nuevo formato de duo (Ricardo al parecer está fuera). Para hablarnos de todo esto tenemos a Borja.

¡Hola illos! Me gustaría empezar pidiéndoos una retrospectiva, todo lo breve o extensa que queráis, de lo que ha sido vuestra discografía (esperemos que hasta el momento). ¿A dónde pretendíais llegar y dónde terminásteis?

Llegar, no pretendíamos pasar de hacer una demo y tocar con gente como Viaje a 800 o Moho… luego se enredó la cosa.

Nuestro primer disco, Gran Poder, como suele pasar con todo primer disco, fue una declaración de intenciones que contiene el germen de lo que hemos hecho después. Es nuestro disco más heavy, rotundo y el que mejor funcionó a nivel de ventas y crítica; pero también es un disco con una base experimental (en el sentido de probar cosas sin más limitación que la imaginación y la técnica), más accesible para cierto público por la formación de power trio, pero experimental a fin de cuentas. Y esa base creo que es el corazón de Orthodox, la referencia a partir de la que montamos las siguientes grabaciones. En Gran Poder todos los elementos musicales, estéticos y conceptuales estaban muy bien atados, y se debe a que Marco y Ricardo llevaban ya tiempo dándole forma a la idea del grupo.

Amanecer en Puerta Oscura es la vuelta de tuerca. Todas las ideas que nos rondaban por la cabeza (tocar riffs repetitivos de una manera más abierta, compaginar instrumentación acústica con estructuras etéreas, por ejemplo, unido al sonido doom y la inconfundible voz del primer disco) nos sirvieron para plantear un viaje luminoso y creo que más personal. Puede parecer un giro arriesgado como segundo disco, pero si no tomas los riesgos tú mismo de lo que quieres hacer nadie lo hará por ti… Cuando la gente pregunta qué disco es más representativo del sonido Orthodox, para mí es éste si duda.

Sentencia continúa la búsqueda sin freno y sin prejuicios, completando un ciclo musical. Queríamos hacer un disco heavy y apocalíptico, partiendo de la sonoridad de los temas acústicos de Amanecer para seguir probando cosas. Es un disco raro, con sus aciertos y sus fallos, pero especial y diferente: un disco heavy sin guitarras le parecerá algo imposible a cierta gente, que prefiere no salirse de cánones reconocidos y reconocibles, actitud respetable cuando es una elección consciente, pero que es un error si lo que te guía es la inercia… Nuestro disco más arriesgado.

Y, como reacción a todo lo anterior, Baal, nuestro siguiente disco, es un disco de canciones más o menos conservadoras en su sonido y forma. Esta decisión es fruto del momento: necesitábamos material para tocar en directo como trío, ya que de los dos anteriores discos poco podíamos aprovechar por distintos motivos (falta de presupuesto, falta de instrumentación, etc.). Baal retoma los elementos heavy y doom de Gran Poder pero usándolos en el contexto de canciones con sus estrofas, estribillos, puentes, solos y demás. En ese sentido, sigue el camino de hacer cada disco diferente al anterior, aunque Baal sonara más evidente y mediocre (la producción es de las peor conseguidas que tenemos).

Entre disco y disco tenemos varias ediciones (splits, 7”, caras B, etc.) que recopilamos en Conoce los Caminos como cierre simbólico de un ciclo. Este recopilatorio reúne material importante en nuestros pasos como banda, ya que esas grabaciones son pruebas de ideas que terminaríamos desarrollando en los discos. El diseño es de los mejores que tenemos, cortesía del Sr. Gómez y la Srta. Swallow.

Nuestra última edición como trío fue Der Fliegende Holländer, una cinta en directo que representa nuestra vertiente más abstracta y experimental, por ahí puede que vayan los tiros en futuras grabaciones…

El final no soy capaz de verlo ahora mismo, en otras ocasiones sí se ha insinuado…

o3live¿Qué os hizo parar? ¿Qué habéis estado haciendo todo este tiempo? Me refiero más a por dónde os habéis movido creativamente, qué habéis aprendido con vuestros proyectos… esas cosas. ¿Qué va a aportar todo ello a esta nueva encarnación de Orthodox?

Por circunstancias laborales, después de editar Baal y hacer unos cuantos conciertos, el grupo estaba un poco parado. Nuestra colaboración con Israel Galván estaba dando los últimos espectáculos programados, lo que contribuyó también a la sensación de estancamiento del trío. Decidimos darnos un respiro, y como somos unos culos inquietos cada uno siguió por su lado haciendo cosas: Marco y yo montamos Hidden Forces Trio junto a Gustavo Domínguez y empezamos a adentrarnos con distintos proyectos en el free jazz y la improvisación libre, inquietud latente en Orthodox; con Blooming Látigo grabé el primer disco e hice otras grabaciones y conciertos; Marco con Jacob y sus historias en solitario y Ricardo montó Pylar. Todos estos grupos son como una especia de familia que se retroalimenta y que nos han servido para dar forma a ciertas ideas que podrían haber entrado en un disco de Orthodox, pero que decidimos desarrollarlas aparte. Todas estas experiencias obviamente nos han hecho crecer musicalmente y en muchos otros sentidos y tienen su efecto en el nuevo material de Orthodox: no como algo novedoso o diferente, sino como el desarrollo de posibilidades musicales y vertientes sonoras que debíamos explorar aparte para volver a reencontrarnos y recuperar cierta chispa que nos faltaba.

Por si estabáis poco ocupados, ¿por qué esta vuelta de Orthodox? Y hasta donde os apetezca contar, ¿por qué sólo vosotros dos?

Orthodox ha sido siempre el proyecto principal y, después de 10 años trabajando, no queríamos dejarlo morir como grupo de local/estudio. Tampoco teníamos ideas musicales que nos permitieran quedarnos en ese punto ni, después de un parón de 2 años (aunque siguiéramos dando conciertos esporádicamente), nuestra situación de estancamiento no había mejorado. De hecho, no iba a ningún sitio… Y ahí entra también lo personal. Así que decidimos seguir Marco y yo como dúo dejando la puerta abierta a colaboraciones, decisión que no fue fácil. Además de lo musical había otras cuestiones puramente prácticas. Ricardo, por su situación vital lo tiene mucho más difícil que nosotros para salir a tocar, por ejemplo. Pero sobre todo era un hecho que el formato original de la banda ya había dado sus mejores frutos y estaba estancado. No fue culpa de nadie, simplemente desaparecieron la fluidez y la espontaneidad y era dejarlo morir o tomar otro camino. Le deseamos lo mejor y quién sabe lo que deparará el futuro, seguimos en contacto y no estamos cerrados a nada.

Qué “línea” estáis siguiendo con esta formación, en este sentido ¿echáis de menos a Ricardo? ¿Cómo funciona sin él? Sé que habéis estado trabajando en nueva música. ¿Cómo és? ¿Por qué entendéis que es música de Orthodox, habida cuenta de que los dos tocáis juntos en otros proyectos? ¿Qué permanece de lo que era Orthodox y qué hay de nuevo?

Lo fundamental es que nos hemos puesto a componer con mentalidad Orthodox. Muchas de las cosas que hemos hecho con los otros grupos podrían haber sido del grupo madre, como dije, pero en su momento no se plantearon como tal. Ahora sí, ahora queremos grabar algo con esa mentalidad y, hasta cierto punto, con ese sonido, que va a ser diferente porque ya no está Ricardo tocando la guitarra, evidentemente, pero va a partir de la formación bajo/voz y batería. Funcionar como dúo implica más responsabilidad para cada uno, pero también libertad para organizarnos. Creo que lo que permanece es la mentalidad de hacer música que no deje indiferente, música como si no hubiera un mañana, música a fin de cuentas. De novedoso o no el futuro dirá.

Y por supuesto que echamos de menos a Ricardo. Dar este paso ha sido doloroso para ambas partes.

¿Qué tenéis pensado a corto/medio plazo? ¿Tenéis en mente volver a poner el grupo en marcha con un nuevo disco?

Hemos tenido un par de intentos de grabar disco nuevo, luego iba a ser un EP, y luego fue nada… Contactamos con algunos posibles productores, pero por falta de tiempo no hemos podido centrarnos en terminar de preparar material nuevo. Ahora mismo tenemos entre 20 y 30 minutos de música nueva que tocamos ya en directo. Nos gustaría grabar algo junto a los holandeses Dead Neanderthals, con quienes estaremos de gira a finales de Enero, pero no hay nada seguro todavía, y tenemos algunas jams con Xavi de Blooming Látigo al micro y Aquileas de Skullfuck al saxo que podrían dar pie a una cinta en Sentencia Records… De todas formas ya tenemos fechas de estudio tanteadas para grabar el siguiente disco, así que si todo sigue su curso esperemos que antes de que acabe 2015 haya nuevo álbum de Orthodox.

orthodox-conoce-tus-caminos-2Ya habéis dado algunos conciertos como duo como Orthodox, ¿qué tal han ido? ¿Cómo os habéis sentido y cómo habéis notado la respuesta del público? ¿Podéis contarnos un poco qué nos vamos a encontrar? ¿Cómo encaráis los viejos temas? Me imagino que será una responsabilidad enorme sacarlos adelante sin Ricardo. ¿Tocáis nuevo material?

Hemos dado un par de conciertos y la respuesta parece haber sido positiva. En el escenario nos sentíamos confiados y con ganas de demostrar que aquí seguimos después de todo… Ya hemos hecho música sin Ricardo en otros proyectos y él la ha hecho sin nosotros. Y en ambos casos ha funcionado. No es una cuestión de “necesitarnos” unos a otros.

Los conciertos son mitad material nuevo y mitad antiguo. Hay temas donde la guitarra es fundamental como “Iatromantis” o “El lamento del cabrón” que no vamos tocar, pero otros los hemos reconvertido al formato dúo. No suena como antes evidentemente, pero supone encarar la música de diferente manera. Creo que es una vuelta de tuerca a nuestro sonido, y espero que, como todo lo que hacemos, la gente se acerque para descubrir cuál es el siguiente paso en nuestra amorfa carrera…

Por último, si os apetece unas palabras para el público. Por nuestra parte muchas gracias por esta entrevista. Deciros que es un honor muy grande teneros en la Montaña Mágica, y al menos a priori una alegría que estéis de vuelta, porque la verdad se os echa mucho de menos como Orthodox.

El honor es nuestro por contar con vosotros y vuestro apoyo desde el día cero, desde los tiempos de Mentes de Ácido… Gracias por seguir todos los proyectos y paridas con las que nos enredamos y por darnos la oportunidad de volver a Madrid después de 3 años sin tocar por allí… ¡No os perdáis el concierto de Dead Neanderthals!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s